Debilidad

0
79

Cuando todo el tiempo descubro libros que ni sabía que tenía.

Cuando no puedo salir de una librería sin llevarme nada

(aunque haya ido a conversar, no a comprar).

Cuando compro libros sabiendo que solo tengo dinero para lo esencial

(pero los libros siempre son esenciales).

Cuando la lista de mis libros sin leer es más larga que los libros leídos.

Cuando mi plan de contingencia para el apocalipsis consiste en adquirir más libros.

Cuando mi plan de retiro consiste en una lista cada vez más larga de libros por leer.

Cuando me prometo a mí misma deshacerme de algunos ejemplares y no lo cumplo.

Cuando no logro encontrar un libro que sé que tengo y hago una crisis.

Cuando descubro que Panky se quedó con un libro mío y hago una crisis.

Cuando sospecho que Loeny se llevó un libro mío y hago una crisis

(y luego descubro que es una falsa alarma y no le pido disculpas).

Cuando me quedo con libros ajenos

(cada vez lo hago menos).

Cuando acepto libros que no leeré pensando que le serán útiles a otra persona.

Cuando me pongo a hacer libreros porque la cama está llena de libros, y la mesita de noche, y el cajón que compré para ponerlos, y hay libros debajo de la cama y en la mesa y en el piso.

Cuando el librero se desploma

(ocurre cada cierto tiempo).  

Cuando sueño con el librero de la casa de mi infancia, encontrando ese libro que a la mañana siguiente no logro recordar cómo se llamaba y sintiendo una felicidad infinita porque hace años que lo busco (en sueños) y lo encuentro siempre y lo olvido siempre.

No hay comentarios

Dejar respuesta