Biólogo de la UASD pide parar la perforación de tubulares que agravan la crisis de agua de Tireo

0
883
En Tireo siguen perforando tubulares, pese a que Medio Ambiente los prohibió durante la gestión de Francisco Domínguez Brito.

SANTO DOMINGO (RD).-El biólogo Luis Carvajal Núñez, miembro de la Comisión Ambiental de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y de la Academia de Ciencias de República Dominicana (ACRD), advirtió sobre el peligro de que productores de Tireo, en Constanza, sigan perforando pozos tubulares sin ningún tipo de control, como denunciaron comunitarios en los últimos días.

“Interferir los acuíferos en su naciente suele tener una consecuencia inmediata sobre el discurrir inicial, sobre los cursos iniciales que ellos van a seguir alterando toda la dinámica hidrológica”, advierte Carvajal Núñez, investigador y docente, egresado de la Universidad Máximo Gorki, de Rusia.

El especialista explicó que la perforación de tubulares se vuelve mucho más dañina en la zona de altas montañas, porque evitan la organización de las aguas que brotan de la superficie para conformar pequeños cauces que son los que al final van a conformar los ríos, como el Tireo.

Tireo, con más de 15,300 habitantes para el censo de 2010, sufre en la actualidad una aguda escasez de agua para el consumo y para la agricultura. La deforestación de sus altas montañas en los parajes cercanos a Cruz de Cuaba se están extendiendo hasta Manabao y afectan áreas de incidencia del Río Yaque del Norte.

El Río Tireo se desempeña como la principal fuente de abastecimiento de agua potable para la población que lleva el mismo nombre. En el pasado era el sostén de su agricultura y hace tres décadas tenía tanto caudal como el Yaque del Norte por la zona de Manabao, en Jarabocoa. Su muerte también afecta la presa Pinalito, que se utiliza para la producción de energía eléctrica.

Pero con el deterioro de los bosques ante la irresponsabilidad de las autoridades, las aguas empezaron a mermar y los productores agrícolas con gran poder económico empezaran a extraer agua del subsuelo en forma desmedida, una práctica que el Ministerio de Medio Ambiente prohibió y castigó durante la gestión de Francisco Domínguez Brito.

“La extracción de agua con pozos tubulares en altura tiene un impacto que se eleva exponencialmente mientras más arriba es, mientras más próximo se perfora al sitio en donde las aguas empiezan a organizarse”, dijo.

Explica que, al alterar el curso de las pequeñas escorrentías, mayor será su efecto para evitar el proceso de su conjugación que termina generando cursos únicos que irán después convirtiéndose en afluentes y que por diferencia de presión, de tensión, van a sumarse al cuerpo de los ríos.

Carvajal Núñez recordó que está prohibido prácticamente en toda parte del mundo intervenir los nacientes. “Puede ser que en algún lugar en el que el agua no termine constituyendo un problema o donde por la naturaleza geológica de los suelos y los acuíferos encajonados en altura haya una zona de captación que permita drenarlos, pero solo después de muchos estudios”.

“Pero aquí, en República Dominicana, pensar en hacer extracciones de agua en sitios como Cruz de Cuaba, Valle Nuevo y otros altiplanos, simplemente es un crimen”, dijo Carvajal Núñez.

“Repito, es un crimen porque altera la dinámica hidrológica en sentido general, y su impacto es mucho mayor mientras más alto es el punto en donde se hacen esas interferencias”.

Subscribete a nuestro boletín de noticias

También recibirás información exclusiva para ti!
Email address
Secure and Spam free...