Palabras

0
320

Recuerdo cómo conocí el significado de la palabra escrúpulos. Fue por mi amiga L., que no albergaba ninguno. Su ausencia de escrúpulos me hizo entender la palabra cuando yo era apenas una niña que no sabía nada de la vida.

Recuerdo cuando comencé a caerle mal a la profesora M. Dijo que morada era un color y yo le contesté que también era el lugar donde se mora. Desde entonces me hizo la vida imposible. Tendría 9 años.

Recuerdo cómo aprendí que “así” se escribe “así” y no “hací” y cómo me volví obsesiva con la ortografía. Le escribí una carta a mi madre diciendo lo mucho que la quería, pero ella se enfocó en esa falta y me lo echó en cara acremente. Tendría 10 u 11 años.

Recuerdo cuando escuché por primera vez la palabra cohibir. Tenía 13 años y el técnico de una telefónica fue a casa y dio indicios de que yo le gustaba. Cuando me lo encontraba en las calles de mi pueblo me hacía insinuaciones. Un día me dijo: “Es que tú me cohíbes”. Aquello me parecía excitante. Me gustaba gustar y al mismo tiempo era como bordear un peligro. Ahora reflexiono y solo veo a un adulto propasándose con una niña.

Recuerdo cuando conocí el significado de la palabra epifanía. Ya era adulta y estaba llena de dudas sobre el ejercicio periodístico y la búsqueda de la verdad. Di con un texto de la periodista Roxana Saberi titulado “¿Cuál es el precio de la libertad?”, donde explica cómo tuvo una epifanía: “[…] me di cuenta de que había renunciado a la verdad por miedo al hombre y a la muerte. Sí, quería vivir, pero ¿qué clase de vida valía la pena vivir?…”. Nunca olvidé esas palabras porque se convirtieron en mi propia epifanía a los 26 años.

Recuerdo cuando conocí el origen etimológico de la palabra recordar: “Del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón”. No me lo contó Eduardo Galeano, sino un amigo al que, lógicamente, siempre recuerdo. Tenía 29 años.

No recuerdo cuando leí por primera vez la palabra fútil, pero era una niña. Sí recuerdo cuando leí por primera vez la palabra inmarcesible, era una adulta. Da igual, porque nunca he podido incorporar sus significados y siempre que las leo tengo que correr al diccionario.

Subscribete a nuestro boletín de noticias

También recibirás información exclusiva para ti!
Email address
Secure and Spam free...