Yocastia de Jesús Arámboles, mérito nacional estudiantil

0
1874
Yocastia de Jesús Arámboles recibe el premio de manos del ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez.

“Cuando lleguen a la meta, recuerden que la humildad es un tesoro invaluable”

SANTO DOMINGO (RD).-Yocastia de Jesús Arámboles culminó el año pasado la carrera de Medicina en la estatal Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) con un índice de 94.3, el más alto de su promoción.

Por sus méritos académicos, a la joven de 24 años de edad no solo la seleccionaron para que pronunciara el discurso de agradecimiento de parte de sus compañeros graduandos, sino que este año, la hicieron merecedora del Premio a la Excelencia Juvenil Juan Pablo Duarte (Premio Nacional de la Juventud), que otorga el Estado dominicano.

Yocastia, ganadora en el renglón Mérito Estudiantil de esta XX versión del premio que gestiona el Ministerio de la Juventud, comparte hoy con La Uni parte de su experiencia en su quehacer académico, que ahora se enfoca en un diplomado online en Genética Médica, impartido por la Universidad de Valencia, España. La joven realiza su pasantía en un centro de salud de San Cristóbal y cursa estudios de portugués.

La Uni. A tu juicio, ¿qué fue lo que más valoró el jurado para darte este premio?

Yocastia. Es una pregunta difícil, porque sólo Dios sabe qué, de todas las cosas, fue la que lo impresionó. Creo que pudo ser la perseverancia, adjunté documentos desde mis notas de 8vo. hasta mi récord de notas de la universidad, más otras actividades que realicé de diferentes tipos de cursos y grupos juveniles (Primeros auxilios, misioneritas, Exploradores del Rey), así como talleres literarios y concursos de poesías y cuentos en los que resulté ganadora en ambos renglones.

Terminé el bachillerato con solo 15 años de edad, obteniendo el promedio de la calificación más alta del centro. Presté servicio como voluntaria en un preescolar cristiano, desde los 9 años de edad me he dedicado a la enseñanza secular y bíblica, adiestrando a cientos de niños en lugares como  “El Túnel”, “La Zurza” y “La Cuaba”, del sector Capotillo, del Distrito Nacional, de donde soy.

Gané un concurso a monitor en la Universidad Autónoma de Santo Domingo con la segunda nota más alta registrada y, desde años posteriores, participo en la formación de aspirantes a este cargo, además de ser elegida coordinadora de los monitores.  A la vez, colaboraba en la logística de Jornadas de Investigación y servicios médicos gratis en lugares de extrema pobreza en distintas partes de país, impartiendo igualmente charlas de superación personal y de salud.

La Uni. ¿Qué significa para ti este reconocimiento?

Yocastia. Es un gran logro personal. Pensé que no lo lograría, incluso fui la última del país en depositar documentos, ya casi la oficinas cerrándose. Pero Dios tomó el control. Este premio es un regalo muy valioso, por lo que significa para mi familia y mi sector, porque a través de mí, las personas pueden ver que se puede lograr; que de dónde vengo también hay jóvenes valiosos y ejemplares. No tengo como agradecer a Dios y al Ministerio de la Juventud por este galardón.

 La Uni. ¿Cuál ha sido el papel de tu familia en tus estudios, qué tanto se involucran?

Yocastia. Mis padres, después de Dios, han sido la mayor motivación. Desde pequeña mis padres se preocupaban mucho por mi educación, incluso recuerdo que en primer curso de primaria estaba en dos escuelas, mañana y tarde. Creía que era normal hasta que llegué a segundo curso. Soy de Capotillo, como imaginarás, los recursos y la formación de mis padres no eran los mejores. Ninguno de los dos pasó de la primaria, mi madre es ama de casa, y mi padre motoconchista. Pero eso no fue obstáculo para que cualquier cosa que necesitara para la escuela estuviera presente, incluso, al terminar el bachillerato a los 15 años duré casi dos años sin estudiar por problemas legales con mi nombre y ellos dedicaron ese tiempo para arreglar mis documentos, para que el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología me otorgara una beca de estudios. Incluso ya en la universidad, si tenía que transportarme a algún lugar mi padre era quien me llevaba.

Todos los años que duré estudiando ellos estuvieron a mi lado, mi madre levantándose de madrugada a prepararme desayuno y comida y mi padre para llevarme a la estación del Metro de Santo Domingo. Sin su apoyo creo que no lo hubiera logrado.

La Uni. ¿Cuál es tu gran sueño profesional?

Yocastia. Quiero realizar mi especialidad médica y también una maestría que me permita impartir docencia a nivel universitario, pues desde pequeña me encanta enseñar, para así dar por gracia lo que también recibí. Y seguir colaborando en los servicios sociales.

La Uni. ¿Qué le dirías a los demás jóvenes universitarios?

Yocastia. ¡Que no se rindan! No importan las dificultades, ¡sí se puede! No importa tu origen, tu estatus social, lo que digan las demás personas de ti. No hay una dificultad que pueda ser más grande que Dios; que pongan sus sueños y metas en las manos de él, pero que también luchen por ellos. Y sobre todo, que cuando lleguen a la meta, recuerden que la humildad es un tesoro invaluable que nunca se puede perder. Y que nunca olviden sus raíces, pues es la base de lo que son y serán.

Subscribete a nuestro boletín de noticias

También recibirás información exclusiva para ti!
Email address
Secure and Spam free...